Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Enrique Alfonso

Enrique Alonso “Cachirulo”

Nació en Mazatlán el 9 de septiembre de 1924. Su nombre de pila era Enrique Fernández Tellaeche; pero, para varias generaciones de mexicanos ha quedado en el recuerdo como “Cachirulo” por el personaje central de su programa infantil de televisión, Teatro Fantástico, que se transmitió en la televisión de los años 1955 a 1969. En Teatro Fantástico, actuaban: Enrique Alonso, Angela Villanueva (La Bruja Escaldufa), Carlos Alonso (Fanfarrón), Roberto Antúnez, Aurora Alvarado, Marina Isolda las princesas, María Rojo, Alicia Montoya, María Rubio, Sergio Zuani (el príncipe), René Azcoitia, Roberto Comadurán y Jorge Zamora, daban vida a princesas, brujas y príncipes que habitaban bosques y castillos ubicados en un mundo del pasado y lleno de magia.​ El proyecto de Teatro Fantástico fue patrocinado por una empresa que fabricaba chocolates y Alonso con su personaje de Cachirulo, al final les decía a los televidentes: "¡Adiós amigos! No olviden tomarse su chocolatote", frase que se hizo famosa en todo México y quedó para la posteridad.

Alonso fue actor, director, escritor y productor con más de 50 años de actividad teatral, y está considerado como uno de los máximos impulsores del teatro para niños y del teatro de revista. Debutó como actor profesional en el viejo Teatro Virginia Fábregas con la compañía de Zarzuela y Revista Mexicana, al lado de las legendarias María Conesa y Lupe Rivas Cacho. Actuó en diferentes temporadas y giras con las compañías de Felipe del Hoyo, María Tereza Montoya, Ángel Garasa y Mapy Cortés. Formó el Teatro del Pequeño Mundo, concebido para crear espectáculos infantiles y que obtuvo grandes éxitos.

Su apodo artístico surgió de la obra La princesa encantada donde personificó a “Cachirulo”, un arlequín italiano, con vistosas pelucas naranjas y vestido de arlequín, con el que cobraría celebridad en el programa Teatro Fantástico.

Como guionista destacó en el programa Telecomedia, que dirigía Manolo Fábregas.  Además del éxito televisivo de Teatro Fantástico. Entre los años setenta y ochenta del, continuó con la promoción de obras para niños, destacando por su participación en la temporada Sábados Infantiles, que se realizó en el Polyforum Cultural Siqueiros, en la Ciudad de México, de 1979 a 1982; posteriormente dirigió la compañía Rosete Aranda, realizando temporadas en la carpa Titiriglobo del INBA. Al mismo tiempo dedicó buena parte de sus esfuerzos al intento de rescate de la comedia satírica de la política mexicana, como productor y escritor de obras de ese género.

Como autor teatral escribió más de 200 obras para teatro y televisión, entre ellas pastorelas, obras dramáticas y de comedia.  También publicó un el libro biográfico de María Conesa y las Memorias del Teatro Lírico. Igualmente fue colaborador de periódicos y revistas.

Fue miembro fundador del Sindicato de Actores Independientes, del que llegó a ocupar la presidencia.

En sus últimos años de vida participó como narrador en varias óperas y conciertos sinfónicos de la Orquesta Sinfónica Nacional, de las que se produjeron grabaciones en CD con las obras "Pedro y el Lobo" y "La Guía Orquestal para los Jóvenes".

En 1993 inauguró el Centro Cultural Enrique Alonso, dedicado a promover actividades artísticas de todo tipo. Murió en la Ciudad de México el 27 de agosto de 2004.

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán