Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Martiniano Carvajal

Martiniano Carvajal

Médico, político, intelectual.

 

Carvajal fue un hombre excepcional, dotado de una inteligencia sobresaliente. Sus contemporáneos lo calificaron como “sabio y sumamente bondadoso”. Sobre este ilustre personaje mazatleco el Diario de Jalisco dijo en su tiempo: “posee un talento privilegiado, unido a una aplicación a toda prueba y a una conducta intachable; le ha dado un caudal vastísimo de ilustración no solamente a la medicina, a la que, como es natural, se ha consagrado preferentemente, sino a otras muchas materias…” Fue un asiduo colaborador editorial del periódico El Correo de la Tarde. Además, escribió un buen número de ensayos científicos sobre temas médicos, dejó escritas obras sobre estudios pedagógicos, sociológicos, filosóficos, sicológicos y literarios, de historia de Sinaloa, nociones de estética y de lógica. En el área biomédica su familia conserva inéditos suyos sobre higiene y fisiología, enfermedades nerviosas y, quizás el más interesante para su época, de enfermedades de la costa. Cultivó la literatura en verso y produjo obras “serias y jocundas” en la vertiente novelística. Su Informe del Comité de Sanidad sobre la Peste Bubónica es la memoria formal de aquél trágico evento mazatleco acontecido entre finales de1902 y principios de 1903.

Nació el 2 de enero de 1866, en una cuartería ubicada por la calle Camichín, que hoy lleva su nombre.            Se desempeñó como Inspector de Instrucción en la zona escolar de Mazatlán. Más tarde, esa experiencia le fue muy útil para proponer exitosamente una Reglamentación Educativa Estatal para Jalisco. En el ámbito político fue regidor, Presidente del Ayuntamiento y Prefecto del Distrito. Con motivo de las primeras elecciones a gobernador del Estado, luego del triunfo de la revolución maderista, fue propuesto como candidato a ese cargo, sin embargo declinó. En 1909, había participado como promotor de la candidatura de José Ferrel a gobernador, tras la muerte de Francisco Cañedo, en oposición a Diego Redo, el candidato oficial porfirista. Formó parte del club de seguidores del Gral. Bernardo Reyes, en Mazatlán, con motivo de la sucesión presidencial nacional de 1910. Esa filiación lo llevó a aceptar cargos políticos en el gobierno local que fue leal al usurpador Victoriano Huerta y lo obligó a desterrarse de su ciudad natal a partir de 1914 y a instalarse de nuevo en Guadalajara, donde había realizado sus estudios desde la secundaria hasta la universidad. Murió en la ciudad de México el 10 de julio de 1935.

 A Martiniano Carvajal también debemos recordarlo como uno de los principales promotores de los carnavales modernos en nuestro puerto. Gracias a él y a otros mazatlecos de su generación se logró modificar los juegos de harina que caracterizaban nuestras carnestolendas y la implantación de la modalidad italiana del confeti y la serpentina, los desfiles de carros adornados y la introducción de la quema del mal humor los sábados previos a las fechas del festejo (este último evento se realizó por primera vez en 1904, luego de la lucha exitosa para desterrar a la peste bubónica que había impedido la celebración carnavalera de 1903).

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán