Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Carlos McGregor Giacinti

Carlos McGregor Giacinti

Poeta.

 

McGregor es el poeta de Mazatlán  en el siglo XX. Aquí fijo su residencia desde 1935 y murió en 1984. A lo mejor pocos se saben de memoria algunos de sus versos, pero si preguntan por un poeta mazatleco él será la referencia obligada para varias generaciones de porteños que por transmisión oral hemos recibido esa información. Es más, todavía, columnistas de eventos sociales, suelen citar como epígrafes en sus publicaciones, ocasionalmente, versos de McGregor. Razones sobran. Es el máximo ganador de los Juegos Florales de Mazatlán, cuyo primer premio lo conquistó en 7 ocasiones, además de haber recibido innumerables reconocimientos en ese mismo certamen nacional; su actividad como educador en artes y literatura de varias generaciones de sinaloenses, desde los tiempos en que la Universidad Autónoma de Sinaloa de hoy se llamaba Universidad Socialista de Noroeste, en el Instituto Cultural de Occidente y en la Escuela Normal; su participación en distintos cargos de la administración pública federal, estatal y municipal; así como su involucramiento en diversas organizaciones sociales y políticas locales.

Este mazatleco por adopción era originario de Campeche, allá nació el 13 de agosto de 2006. Lo suyo fue la participación en concursos de poesía, que eran muy populares en su tiempo, no sólo en Mazatlán, sino en todo el país. En ellos, sus biógrafos resaltan que obtuvo 31 “Flores naturales”; además de haber recibido el título de “Poeta de las Américas”, venciendo a Nicolás Guillén, el gran poeta cubano y a otros 19 poetas participantes en “un concurso convocado por la National Broadcasting Company de Nueva York, que se transmitía en cadena a través de 50 estaciones radiodifusoras”. En el caso de su participación en los Juegos Florales de Mazatlán, cuentan que llegó un momento en que, tanto triunfo de McGregor y tan seguido, obligó a los organizadores a crear un premio especial en el que sólo podían concursar  poetas ya ganadores, para dar oportunidad a que otros bardos obtuvieran la “flor natural” en esta contienda carnavalera.

En un retrato personal, su amigo Solón Sabre, quien fuera rector de la Universidad Socialista del Noroeste, escribió: “Esa cosa física que se llama Carlos McGregor Giacinti, bullente de sangre nerviosa, temperamental y obtrusa, es como uno de esos hombres terribles regresados de nuestros tumultos norteños, los bigotes caídos en desastre, el ademán de brusquedad y olvido, los ojos congelados en quien sabe que horrendos misterios interiores, una sonrisa que parece una mordida colgada de los labios azarosos y el andar desgarbado de las largas caminatas. [Y] En esa sangre y en ese ser físico, un desbocado afán poético… Muchos y de diverso calibre han sido los juicios que la obra poética de Carlos McGregor Giacinti ha provocado. Y en tanto que los menos le han sido desfavorables en parte, altos poetas enjuician algunas de sus producciones y las encuentran dignas de galardón por sus merecimientos.”

En el ámbito educativo llegó a ser Secretario encargado de la rectoría de la Universidad Socialista del Noroeste. En el terreno burocrático fue Director de Turismo de Sinaloa durante el periodo de gobierno del General Gabriel Leyva Velázquez. Publicó 22 libros de poesía. Escribió también 10 obras de teatro. Era Contador de profesión. Fue jugador de ajedrez empedernido y animador reconocido de la vida bohemia de su tiempo en nuestro puerto.

Si hubiese perdurado la placa de bronce, que daba razón de la inauguración de la Alegoría Marina (Monumento al Pescador o de los “Monos Bichis”), probablemente perduraría visible, al menos, la cuarteta de los versos de este poeta porteño que se plasmó en ella como metáfora alusiva.

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán