Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Miguel Valadés Lejarza

Miguel Valadés Lejarza

Fotoreportero, empresario y cronista de la ciudad

 

A la muerte del Dr. Luis Zúñiga, primer cronista oficial de Mazatlán, el detonante que motivó la investidura de don Miguel Valadés Lejarza como su sustituto en ese encargo fue el impacto causado, en su momento, por la divulgación de los resultados de su interpretación del texto del padre Tello, relacionando una afirmación contenida en las “Crónicas Misceláneas” de este autor, con la fecha de fundación de este puerto. Además de lograr ubicar la alusión al santoral referida, por Tello, como el 14 de mayo de 1531. El hallazgo resultó asaz oportuno para festejar el 450 aniversario de tal acontecimiento. Sin embargo, la publicación de tal dato tan apreciado no fue el único elemento de valor que tomaron en cuenta las autoridades de entonces al reconocerlo como el Cronista de la Ciudad. El sucesor del Dr. Zúñiga  tenía otras prendas más, las cuales, incluso, fueron convirtiéndose en factores que hicieron relevante su labor en ese encargo honorario y vitalicio.

 Ni siquiera la polémica en torno a la declaratoria de la fecha oficial de fundación de la ciudad altera la magnitud de los logros de don Miguel Valadés Lejarza en su papel de cronista. Tan sólo la localización, conservación y posterior donación de la más importante colección de vestigios artesanales prehispánicos de la región, con en la cual se creó el Museo Arqueológico de Mazatlán, un legado invaluable. Pero, igual prestigia su gestión lo emprendido por él en el rescate y la promoción del juego de pelota tradicional en el sur del estado, el ulama.

 Fue fotógrafo profesional. En materia periodística su trabajo más oportuno e impactante lo constituye el reportaje gráfico del cadáver del Coronel Rodolfo T. Loaiza que le publicó, al día siguiente del magnicidio, el periódico El Correo de Occidente. En esta misma materia, pero en otro ángulo de la fotografía,  a lo largo de su vida acumuló una importante colección de fotos antiguas del puerto. Este importante conjunto, así como las series fotográficas que él mismo realizó sobre la flora y fauna regionales, más al acervo documental de su biblioteca, constituyen un importante patrimonio suyo, heredado a las generaciones siguientes, que debe preservarse, aun en su carácter privado.

Otra faceta significativa de la actuación de Valadés como cronista fue su presencia  en la televisión local; que para muchos mazatlecos representó, en su momento, el descubrimiento de un pasado ignorado y la recreación de un entorno poco valorado.

De esas y de muchas otras maneras, don Miguel Valadés Lejarza cumplió con su tarea como Cronista, enalteciendo el trabajo emprendido por quienes pudieran considerarse sus predecesores en el encargo; pero, a diferencia de los anteriores mazatlecos que pudieran ser calificados como cronistas, a Valadés le tocó enfrentar el enorme compromiso social que implica honrar tal nombramiento, y, evidentemente, salió airoso. Había nacido en Guaymas el 29 de agosto de 1918 y murió en este puerto el 13 de agosto de 2000.

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán