Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
SIXTO OSUNA PAREDES

SIXTO OSUNA PAREDES

Poeta, dramaturgo y periodista.

 

La obra de Sixto Osuna ha sido escasamente publicada; es más, tal parece que su producción literaria nació marcada con el signo del olvido. El propio autor, por modestia —aseguran sus biógrafos— impidió en vida la amplia divulgación de sus trabajos, a pesar de que sus amigos y sus críticos le reiteraban su convicción de que la merecían. Cabe recalcar que este personaje nativo de Villa Unión, el 28 de marzo de 1871, ante todo, fue reconocido como poeta “de valor universal y de calidad suprema”, de gran sensibilidad, cuyos exquisitos versos conjugaban “un hondo sentido místico y religioso forjado en su tránsito juvenil por el seminario conciliar de Culiacán, al lado de un fraseo liberal, producto del amor por su provincia, del cariño al campesino y al hombre del ambiente popular”, laicismo que se acentúo a su paso por las aulas del Colegio Civil Rosales, según la opinión de Enrique “El Guacho” Félix.

Después de muerto, los originales de sus obras quedaron en poder de su amigo Enrique Pérez Arce, quien trató de publicarlos sin mucho éxito. Algo de ese material fue editado de manera limitada por El Correo de la Tarde, años después. De los poemas que publicó durante su vida, sólo 17 pudieron ser rescatados de periódicos y revistas. La UAS los reunió en 1967 en un libro titulado Arcón Lírico. Las dos poesías más conocidas del vate de Villa Unión son La tarde apacible y La Dolorosa, que fueron difundidas en la Antología Sinaloense de Ernesto Higuera, editada por el Gobierno del Gral. Gabriel Leyva Velázquez en los años cincuenta del siglo pasado.

De manera póstuma, también se conocieron otros textos de Sixto Osuna. En un homenaje realizado en 1926 se representó, en el teatro Rubio, el drama Pasión, que se recomendaba  “a las personas muy nerviosas a no asistir” (sic); y en la ya referida publicación de El Correo de la Tarde, además de las poesías, se dio a conocer el cuento La ilusión del terruño, dedicado a su pueblo natal.

Osuna fue también periodista respetable. Figuró en las primeras filas del periodismo sinaloense de su tiempo. Entre sus actividades más destacadas en esta labor se encuentra el haber dirigido El Correo de la Tarde, desde 1920 hasta unos cuantos meses antes de su muerte, que ocurrió el 29 de abril de 1923. Tiempo atrás había sido fundador y director de la revista Arte, junto con el poeta Enrique González Martínez; también dirigió la revista semanal Mosaico de circulación local.

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán