Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Rodolfo T. Loaiza

Rodolfo T. Loaiza

Militar, político

 

El asesinato del Coronel Rodolfo T. Loaiza marcó la historia de Mazatlán; su magnicidio es un hito en la del Carnaval porteño. A pesar de haber nacido en San Javier, San Ignacio, Sinaloa, el 27 de junio de 1893, Loaiza tenía por segunda tierra a Mazatlán. Aquí tuvo su residencia. Hay constancias de la participación de Rodolfo T. Loaiza en orfeones dirigidos por el maestro Francisco Martínez Cabrera para presentaciones en escenarios porteños y en ceremonias religiosas, desde finales de la primera década del siglo XX.

El contaba, según su biógrafo Gilberto López Alanís,  que participó en las huestes ferrelistas en el puerto en 1909, durante la campaña por el Gobierno del Estado para suceder a Francisco Cañedo. Luego, en la creación del comité del partido antireeleccionistas de Mazatlán, en la carpa del Circo Atayde, ante la presencia de Francisco I. Madero, en enero de 1910. Un año más tarde se sumó a las fuerzas de Justo Tirado al iniciarse en el sur de Sinaloa las hostilidades revolucionarias. Estuvo bajo las órdenes de Juan Carrasco, en la etapa del maderismo, y alcanzó el grado de capitán primero. Más tarde, bajo el mando de Guillermo Nelson, al lado de los constitucionalistas, estuvo en Tamaulipas, donde conoció a Emilio Portes Gil, quien va a resultar determinante en la suerte política de Loaiza y lo ascendió en la milicia hasta llevarlo al grado de Coronel.

A pesar de desarrollar labores militares y políticas fuera de Sinaloa, Loaiza mantuvo su raigambre en la entidad. Particularmente en Mazatlán, a donde se refugia cuando tiene oportunidad y se incorpora, por lo menos desde 1920, a tareas de apoyo para la realización de las fiestas de Carnaval, esté o no viviendo en el puerto. Cuando se encontraba residiendo aquí siempre aparecía como miembro del Comité del Carnaval; si estaba fungiendo como funcionario en el gobierno federal, en los distintos cargos que ocupó, era de los personajes socorridos en quien se confiaba para obtener apoyos diversos para la celebración carnavalera. Él fue quien consiguió, en 1938, por ejemplo que se grabara en disco, por primera vez en la historia, la música de “Los Papaquis” y  consiguió que se difundiera en varias capitales estatales del país como parte de la incipiente promoción turística carnavalera para este destino. En esos años, desde sus posiciones en el Estado Mayor Presidencial, como Diputado o Senador, como dirigente partidista nacional, Loaiza era quien acercaba al Comité del Carnaval a las instituciones, empresas u organizaciones en la Ciudad de México para conseguir las impresiones de los carteles para promover la fiesta, artistas para las coronaciones, toreros para las corridas de carnaval, al pirotécnico para el Combate Naval y hasta el patrocinio para la elaboración de “la flor natural”, el premio de los Juegos Florales.

En el terreno político, el Coronel Loaiza, pese a que toda su carrera la realizó al seno del partido oficial fundado por Plutarco Elías Calles (Partido Nacional Revolucionario, primero, y luego Partido de la Revolución Mexicana), no obstante que llegó a fungir como Tesorero Nacional de éste último, para obtener el triunfo como Gobernador del Estado tuvo que salirse temporalmente de esa agrupación, formar la suya en Sinaloa con el apoyo del General Lázaro Cárdenas y enfrentar al candidato oficial, el Ing. Guillermo Liera Berrelleza. Poco después de asumir el cargo de Gobernador se reincorporó a su militancia tradicional.

Casi todos sus biógrafos coinciden en retomar un dato de la nota de El Correo de Occidente sobre su muerte: “El reloj de oro Elgin del coronel Rodolfo T. Loaiza se paró exactamente a las 2 de la mañana menos 10 minutos del 21 de febrero de 1944”. A esa hora cayó asesinado a tiros en el Salón Andaluz del Hotel Belmar, en pleno baile oficial del Domingo de Carnaval. La versión oficial sobre su ejecución se atribuye a un complot dirigido por Rodolfo Valdez “El Gitano”, resultado de las rencillas ocasionadas por los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y “los del monte” por a las acciones emprendidas durante el gobierno del General Cárdenas para repartir tierras en el Sur de Sinaloa, mismas que fueron respaldadas, si no es que, incluso, promovidas por Loaiza.

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán