Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Margarita Montes “Kid Maya”

Margarita Montes “Kid Maya”

Boxeadora.

 

Margarita Montes fue pionera en eso de hacer valer en los hechos las proclamas de igualdad entre géneros. No necesariamente fue la primera en Mazatlán en abrirse paso en algunos espacios casi destinados para el desarrollo exclusivos de los hombres, pero si ha sido una de las más mazatlecas más relevantes de su tiempo en esa tarea. Nació en el poblado de Chilillos en 1913, según le contó a Alfonso Cornejo su biógrafo. La trajeron a Mazatlán a los cuatro años y desde entonces hasta su muerte el 9 de octubre de 2007, vivió por lo que hoy es la calle Rosales. Apenas si fue a la escuela. A los doce años empezó a trabajar en un molino de nixtamal. Desde pequeña la conocieron con el mote de “La Maya”.

Le gustaba jugar béisbol con sus vecinos; para su fortuna le tocó la época en que se puso de moda la organización de juegos de pelota con equipos de mujeres y formó parte de uno de los equipos que se integraron entonces y contendieron en el Estadio Municipal, cuando estaba en los terrenos que hoy ocupa la Escuela Náutica. En 1931, cuando la práctica del boxeo iniciaba su auge en Mazatlán, una boxeadora profesional mexicana Josefina Coronado vino a Mazatlán. Para poder presentarse en la localidad lanzó un reto a las mujeres que quisieran enfrentarla. A Margarita Montes que se distinguía por su fortaleza y condición física en el béisbol le plantearon la oferta y aceptó. Por 150 pesos decidió tomar el reto. Algunos boxeadores locales le brindaron auxilio para que entrenara, conociera las reglas y enseñarle algunos secretos de este deporte. Lo sorprendente fue, que sin experiencia en los encordados, logró derrotar a la boxeadora profesional de origen sonorense. Aquella primera pelea fue en el Teatro Rubio (hoy Teatro Ángela Peralta) y fue una más de la cartelera cuya función especial la ofrecieron Joe Conde contra Mike Herrera.

Una vez descubierto su talento fue llamada por Conde para que fuera su sparring; pero, fue más allá,  ante la falta de mujeres en el boxeo, consiguió enfrentarse a peleadores de su peso. Según Alfonso Cornejo el historial boxístico de esta peleadora mazatleca incluyó 33 combates profesionales, 28 de ellos contra hombres y sólo en cinco ocasiones tuvo al frente a mujeres, algunas de ellas norteamericanas. Fue llamada Campeona del Pacífico.

“La Maya” gustaba contar que había sido torera, por un par de incursiones en el ruedo. Pero lo suyo no era enfrentarse a los toros. Sobrevivió a un difícil matrimonio y formó a tres hijos. Trabajó como “húngara”, llevando funciones de cine en los ranchos más alejados en el sur de Sinaloa y norte de Nayarit. Tuvo un taller de bicicletas y luego como comerciante de puercos. Además del orgullo que le dejó su carrera, el box le produjo otras satisfacciones  a Margarita Montes: haber sido registrada por la serie de televisión “Ripley ¡Aunque usted no lo crea!” y que se difundieran su semblanza y sus hazañas en la sección deportiva de la revista francesa “Liberation” en marzo de 1988.

 

 

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán