Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán

13.01.2018 Cultura Mazatlán
Manuel Rubio

Manuel Rubio

Minero y promotor teatral

 

En la solicitud que entregó al Ayuntamiento de Mazatlán, donde planteaba su interés por construir un nuevo Teatro en la ciudad, Manuel Rubio, afirma que era originario del mineral de Tominil, en el Estado de Durango. Sergio López en su libro sobre el Teatro Ángela Peralta señala que no hay certeza respecto a la localización de ese lugar pues había un “pueblo minero se localizaba junto al río de Los Remedios, en el actual municipio de Tamazula
[y] …También existió un municipio llamado Tominil en el estado vecino, cuya cabecera era el pueblo de Los Remedios, el cual “desapareció- según Pastor Rouaix- por la paralización de las minas, cuya explotación presenta enormes dificultades por la fragosidad de estas comarcas y su extrema lejanía con todos los centros comerciales de Durango”.

Oses Cole por su parte pone en duda la declaración de Rubio. Plantea que pudiera tratarse de un individuo de origen español encumbrado en la burocracia del gobierno estatal hacia 1847. Este Manuel Rubio aparece en la historia como personaje denunciado por el Coronel Rafael Télles por corrupción (“ineptitud y depravación” son los términos que usa Télles para descalificar al ¿homónimo? o ¿al Manuel Rubio de esta historia?). Lo acusaba de manejar los recursos públicos en su provecho particular y señala que invertía “las rentas de tabaco a su cargo” en las minas de San José de Gracia y en comercios que estableció en la Villa de Sinaloa y en Culiacán.  

Bajo cualquier circunstancia: ya sea que hubiese cambiado de residencia a este puerto desde Tominil, Durango, por la decadencia del potencial minero de ese lugar; o bien, que se haya instalado aquí con el dinero mal habido por corrupción burocrática. En 1869, Manuel Rubio es un próspero empresario que había adquirido varias fincas y predios en la manzana entre las calles del Recreo (Constitución), del Carnaval y Libertad. En la esquina de Recreo y Carnaval instaló su vivienda, justo frente a la Plazuela Machado y, en “el terreno de enseguida, también de su propiedad, Rubio ideó erigir un teatro”, al cual pensaba llamar Teatro del Pueblo.

Rubio no vería concluida esa obra, en septiembre de 1870, el vapor llamado El Continental, donde viajaba rumbo a San Francisco, naufragó, bajo los embates de una fuerte tormenta, según dice la nota periodística en la que se dio a conocer su muerte. Sin embargo, unos años después el teatro fue inaugurado como Teatro Rubio. Vicenta Unzueta, la viuda de Rubio, se hizo cargo de concluir la edificación. El diseño corrió a cargo del Ing. Andrés L. Tapia y las obras estuvieron en manos del maestro Estanislao León.

El Teatro Rubio perdió su denominación en la década de los cuarenta del siglo XX, cuando se convirtió en Cine Ángela Peralta. Con nueva denominación, Teatro Ángela Peralta, luego de ser remodelado, desde 1992 es la joya arquitectónica mazatleca más preciada.

 

 
 
Texto a buscar:
Festival:
 
Ir..
 


Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán